PUERTOS CANARIOS

 

LO

Naviera Armas, que en octubre de 2017 llegó a un acuerdo con Acciona para comprarle su participación en Trasmediterránea, ha anunciado a los sindicatos su intención de presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) una vez diseñada la nueva estructura bajo una sola compañía, según informa Efe.

Ante esta situación, que la naviera ha justificado al haber entrado en pérdidas tras la compra de Trasmediterránea, el sindicato CCOO no descarta ningún tipo de acción para presionar al nuevo armador.

En este sentido, señala que a mediados de noviembre la dirección de Naviera Armas comunicó a los representantes de los trabajadores su intención de reorganizar bajo una nueva sociedad, Artra Servicios Corporativos SLU, a la mayor parte del personal que ambos grupos (Armas y Trasmediterránea) poseían a través de empresas de tierra.

Tras esta sucesión de empresas, con la nueva sociedad que se crea a fecha 1 de enero de 2019, la compañía anunció su intención de adoptar posteriormente diversas medidas de reestructuración sobre la plantilla resultante como consecuencia de los resultados negativos registrados al cierre de 2018, según ha explicado CCOO.

Asimismo, el sindicato ha señalado que, tras la compra del 92,7 % de Trasmediterránea por 260,4 millones de euros, más el pago de otros 127,3 millones de euros de deuda que la empresa tenía con otras sociedades de Acciona, Naviera Armas no comunicó a los representantes de los trabajadores cuál iba a ser su estrategia tras una adquisición "faraónica".

Ante esta situación, CCOO cree que este ajuste de plantilla tiene por finalidad aumentar los beneficios del nuevo armador despidiendo a trabajadores, sobrecargando de trabajo a la plantilla resultante, y empeorando las condiciones laborales, lo que conduce a una deficiente prestación del servicio y a la externalización de servicios.

Por ello, el sindicado ha insistido en la firma de un acuerdo marco que dé estabilidad al empleo, respete los convenios colectivos y a los delegados de personal.

Por otro lado, ha denunciado que el nuevo buque "Villa de Teror", actualmente en construcción en los astilleros gallegos de Vigo, saldrá bajo bandera de Chipre y que el buque "Almariya", también con bandera chipriota, ha sido detenido recientemente por la Capitanía Marítima de Almería, tras comprobarse las graves deficiencias existentes.