PUERTOS CANARIOS

 

lo

 

 


Bergé Marítima ha seleccionado a Fernando Reino como nuevo director de su delegación en Canarias. Reino es gallego, nacido en un pequeño pueblo coruñés de la comarca de Bergantiños llamado Coristanco. Tiene 44 años e inició su andadura en Bergé a pie de barco, tramitando todo lo que un armador espera de un consignatario. Con el paso del tiempo llegó a desempeñar el cargo de jefe de operaciones. Ahora se ve al frente de una delegación, la canaria, que figura entre las más importantes para una compañía consignataria, Bergé, con casi 150 años de historia. Pero su bagaje personal marítimo-portuario comenzó en Ferrol, donde a veces la mar se pone fea, indomable, en un lugar no muy lejano de lo que fue el fin de la tierra, Fisterra, en plena Costa da Morte, que dirían allá.

- Tuve una oferta en Ferrol en 2002 con Bergé Marítima. Me fui enganchando a este mundillo, aprendiendo cosas y adquiriendo experiencias. Luego me desplacé a Canarias en 2008. Comencé trabajando en los muelles atendiendo a los barcos, en 2016 asumí el cargo de jefe de operaciones y ahora, como director, coordino a un equipo de doce personas en Canarias, diez en Gran Canaria y dos en Tenerife, en tareas de consignación, en gestiones logísticas y transitarias. Mi cometido ahora es que todo funcione como un reloj y propiciar la captación de nuevos clientes. Actualmente estamos en un proceso interno de modernización promovido desde la central. Habrá importantes cambios próximamente.

- ¿Qué proyectos tiene Bergé Marítima en cartera para el Puerto de Las Palmas?

- Estamos trabajando desde 2015 en proyectos de captación de multinacionales del sector offshore. No es fácil conseguir ser agencia consignataria de plataformas y buques petrolíferos. Sin duda, hay mucha competencia en este sector en este puerto, concretamente. Además, el mercado internacional en este segmento no da precisamente muchas facilidades en este momento. Pero estamos detrás de algún proyecto concreto, ya hemos tenido visitas de carácter comercial y ahí seguimos. Es una actividad rentable con gran volumen potencial de negocio. Por otra parte, queremos consolidarnos en nuestro negocio de contenedores, asentar nuestro proyecto y fomentar nuestra modernización interna a corto plazo y luego ver opciones de crecimiento en Canarias.

Desde 1870, año en que se fundó la empresa en Bilbao, Bergé Marítima ha desplegado sus servicios en España en los sectores de automoción, logística y servicios marítimos y portuarios. Y, de forma natural, ha expandido su actividad en procesos de internacionalización en países como Francia, Portugal y Sudamérica.

- ¿Qué propuestas pondría usted sobre la mesa ante la administración portuaria para potenciar el desarrollo de los puertos en Canarias?

- Sobre todo lo que hace falta es línea de atraque en el Puerto de La Luz. Sabemos que se está trabajando en ello y que ya están en marcha proyectos importantes, como la ampliación del dique Reina Sofía. Estamos escasos de espacios, sobre todo para proyectos de reparaciones a corto plazo, para quince o veinte días y, de hecho, por esa falta de espacio nos estamos viendo obligados en ocasiones a desviar tráfico a la isla de Tenerife. Vemos interesante impulsar el proyecto del astillero para megayates, que creo que será muy positivo para el puerto, para Las Palmas de Gran Canaria y para la isla de Gran Canaria. Nos parece una iniciativa muy interesante para fomentar la actividad en La Luz. En cruceros queda poco margen de crecimiento y sería necesario consolidar este segmento. Donde más potencial de desarrollo vemos en este puerto es en el sector del oil&gas. Es donde más rentabilidad puede generarse y habría que potenciarlo. Sé que se están ofreciendo descuentos a esa industria dentro de lo razonable y me parece positivo. En reparaciones navales contamos con infraestructuras de primer orden, pero siempre hay margen de mejora. Mientras más espacios se oferten y mientras más se especialicen los servicios, mejor será para todos, abarcaríamos aún más mercado mundial.

Bergé Marítima está integrada en Asecob, a nivel nacional, y en Asocelpa, a nivel local. Desde su delegación en Canarias se mantiene ese espíritu asociativo y esa conciencia de que el rol del consignatario en los puertos de España debe adquirir mayor importancia y que urge regular su actividad. A la espera del Real Decreto del Gobierno de Pedro Sánchez previsto para febrero y que se espera que pondrá orden en el sector, Fernando Reino destaca que "es una demanda histórica y sería un Real Decreto que permitiría acabar con ciertas prácticas fraudulentas de intrusos que desprestigian la imagen de los puertos, acciones que confunden a los armadores y que ya desde Canarias se ha encargado de denunciar Asocelpa". 

Reino lleva años en el Puerto de Las Palmas y tiene perspectiva para valorar la evolución que ha experimentado este recinto, desde el punto de vista económico, social y de gestión. "La verdad es que hay que agradecer que el presidente Juan José Cardona haya tenido la iniciativa, desde que llegó a la Presidencia de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, de integrar a las empresas como comunidad portuaria y de haber creado un foro que nos reúne periódicamente, la Mesa +PORT, para abordar los asuntos que nos interesan. Ha habido una apertura para escuchar nuestras inquietudes y una gran disposición para intentar encontrar soluciones a los problemas. No siempre es fácil consensuar soluciones, pero es de agradecer que se admitan las propuestas de los diferentes agentes que conforman la comunidad portuaria",  afirma Fernando Reino.

El nuevo director de Bergé Marítima en Canarias asegura que "existe, de verdad, una relación muy cordial con las otras consignatarias que operan en Las Palmas. Eso se palpa en cada reunión de Asocelpa. No hay conflictos, pero hay competencia leal entre empresas y, a veces, puntualmente, puede surgir alguna pugna por coincidencia en intereses comunes, pero siempre dentro de un clima de respeto y conciliación". 

Un sector en el que Bergé Marítima asume que tiene que afrontar una dura competencia es, precisamente, en el que está actualmente trabajando para intentar captar cuota de mercado de nivel internacional: el sector del oil&gas. Fernando Reino reconoce que "tanto Hamilton como Canarship son consignatarias que parten con ventaja para competir por las multinacionales de esta industria, compañías que han descubierto las ventajas y la calidad de los servicios que ofrece el Puerto de La Luz para sus artefactos offshore, pero confía en que pronto puedan convertirse en agentes de algunas firmas de renombre". 

lo

Una de las actividades que más tiempo ha ocupado a Fernando Reino en su anterior rol de jefe de operaciones de Bergé es la que esta consignataria realiza con la base del Programa Mundial de Alimentos en el Puerto de La Luz y de Las Palmas.

- Gestionamos toda la mercancía que el PMA recibe en sus almacenes y el envío a los países con crisis humanitarias. Nos encargamos de la recepción, almacenamiento, conservación y carga en los barcos del material de ayuda humanitaria.

- ¿Qué consideración se tiene a nivel nacional de la delegación de Bergé Marítima en Canarias?

- Somos referente, sin duda. Tenemos fuerza en puertos como los de Bilbao, Santander o Barcelona, pero yo creo que la delegación de Canarias figura en el top 3 a nivel nacional. Tenemos un reto ilusionante en un futuro próximo: un plan de modernización que nos hará aún más eficientes. Contribuimos al prestigio del Puerto de Las Palmas y nos parece que la Autoridad Portuaria está sabiendo aprovechar la calidad de las empresas que prestamos servicios aquí para unificar una marca homogénea de Puertos de Las Palmas que nos hará más reconocibles y nos dotará de mayor capacidad para penetrar en el siempre complejo y competitivo mercado marítimo y portuario que compite cada año en las ferias internacionales de los distintos segmentos de actividad. Creo que ya antes de Cardona se propició la coordinación de toda la comunidad portuaria y considero que Proexca está apostando ahora fuertemente por este objetivo de vender nuestro puerto con la unidad de acción de todos los que trabajamos aquí.