PUERTOS CANARIOS

 

DE

El comité ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras ha celebrado una reunión en Madrid en la que ha participado el presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina. 

En el transcurso del encuentro, los miembros de la patronal de la estiba le han trasladado las principales inquietudes de las terminales portuarias para la mejora de la competitividad de los puertos. Junto a ellas, se han analizado los pormenores del nuevo Real Decreto Ley 9/2019 aprobado por el Consejo de Ministros del pasado 29 de marzo.

El secretario general de ANESCO, Pedro García, ha incidido en la importancia de este nuevo RDL que complementa y desarrolla el RDL 8/2017, y solicitado a todos los grupos parlamentarios que “apoyen la convalidación de este Real Decreto Ley en la Diputación Permanente”. En este sentido, García ha agradecido “al Gobierno, a todos los partidos políticos, a la Comisión Europea y a los sindicatos más representativos del sector, su trabajo y capacidad de diálogo”.

Por su parte, el presidente de Puertos del Estado, Salvador de la Encina, ha manifestado que “España se juega demasiado con la estiba como para estar haciendo cálculos electoralistas. No se trata sólo de los estibadores, sino de un problema que puede fracturar las cadenas logísticas de nuestro país y ocasionar pérdidas de empleo y de inversión en los puertos, pero en igual medida hacia el interior. La mercancía que no se descarga o carga en un puerto en tiempo y forma, se convierte en pérdida. Es necesario que los grupos parlamentarios demuestren estar a la altura, como ya hicieron por unanimidad con la PNL, y otorguen seguridad jurídica a la estiba y a los trabajadores y empresas que de ella dependen en toda España”.

Por último, ANESCO ha ofrecido al presidente de Puertos del Estado toda su colaboración para hacer frente a los nuevos retos del sector portuario español. Un sector industrial que es clave en la economía del país pues el 90 % de las exportaciones y el 60% de las importaciones españolas se desarrollan a través de los puertos y el valor de estas mercancías representa el 35% de nuestro PIB. Aproximadamente, el 65% de estas mercancías requieren servicios de estiba y desestiba.