PUERTOS CANARIOS

 

gnl

El pasado año 2018 el crecimiento del comercio mundial por vía marítima se redujo casi dos décimas sobre la cifra prevista, hasta 2,6% (3,3% en toneladas·milla) y alcanzó 11.800 millones de toneladas movidas. Este dato supone un 83% del transporte mundial de mercancías y 1,6 toneladas por habitante y año. Clarkson prevé un crecimiento del 2,8 % para 2019 y del 3,0% en 2020 (3,2% y 3,9% en toneladas·milla respectivamente), según se desprende de su informe semestral ‘Shipping Review and Outlook - Spring 2019’, que ha publicado recientemente y que divulga Anave.

El crecimiento de la flota mundial fue de solo un 2,5% en 2018, el nivel más bajo desde hace 17 años y 0,9% menos que el ejercicio anterior. También cayeron las entregas de buques nuevos (un 18%, hasta 80 millones de toneladas de peso muerto, Mtpm) y el reciclaje (un 10% hasta 32 Mtpm). No obstante, el tonelaje reciclado en el sector de los petroleros (20 Mtpm) fue el más alto desde 1985.

Para 2019, Clarksons prevé un crecimiento de la flota mundial moderado de un 2,8%, y aún más exiguo, del 1,6% en 2020. Además, la capacidad efectiva de transporte de la flota en algunos sectores se reducirá entre un 0,5% y un 1,1%, debido a las paralizaciones necesarias para la instalación de scrubbers en muchos buques, que los tendrán en el dique seco en torno a las 4 o 6 semanas.

Por sectores, la demanda de transporte de crudo se está beneficiando del aumento de las exportaciones de larga distancia desde los EE.UU., lo que, unido a los potenciales trastornos provocados por la entrada en vigor del nuevo límite de azufre en 2020, podría suponer una tendencia positiva. En el transporte de graneles sólidos se espera un crecimiento menor, de alrededor del 2,5%, mientras en los contenedores, el gas natural licuado (GNL) y los gases licuados del petróleo (GLP), está previsto que la demanda crezca un 4%, 9% y 6%, respectivamente.

La entrada en vigor de las distintas normas medioambientales sigue marcando el paso del sector. El número de buques con scrubbers se ha multiplicado por 6 en el último año y ya suman más de 2.500. Clarksons prevé que para 2020 alrededor del 10% de la capacidad de la flota estará equipada con esta tecnología, porcentaje que crecerá hasta el 15 % a finales de dicho año. En algunos segmentos, como en el de los grandes petroleros VLCC, podría alcanzar entre el 22% y el 35%.

Según Clarkson, estas nuevas normas vuelven a poner en juego factores como la velocidad de servicio de los buques, el tiempo que puedan estar en el dique seco debido a las reformas, el reciclaje o las tendencias en el comercio marítimo del crudo. Además, los objetivos de descarbonización de la OMI están impulsando una mayor demanda de nuevas tecnologías y combustibles alternativos.

En relación con la economía global, para Clarkson hay ahora más motivos de preocupación que en su informe de otoño y a pesar de que mantiene sus previsiones de crecimiento del comercio mundial habrá que vigilar cuidadosamente la evolución de una serie de asuntos, como la guerra comercial entre China y los Estados Unidos, la evolución de la propia economía china, el brexit o el accidente en la presa brasileña de Vale. Todos ellos asuntos manejables de forma aislada pero que, en conjunto, pueden afectar a las inversiones en el sector.