NAVIERA ARMAS

 

PUERTOS CANARIOS

 

anesco

El secretario general de la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras, Pedro García Navarro, ha participado en el coloquio sobre “El modelo portuario español” organizado dentro del IV Congreso Marítimo Nacional que se celebra en Madrid. García ha abordado los retos de futuro de los puertos españoles junto al director general de SIPORT 21, José Ramón Iribarren, y el gerente del Colegio Oficial Nacional de Prácticos de Puertos, Joaquín Monedero.

El secretario general de la patronal de la estiba ha señalado que “la gestión de los puertos españoles es un caso de éxito, sin embargo no podemos caer en un exceso de triunfalismo ya que estamos perdiendo oportunidades respecto a nuestros competidores”. Por este motivo “necesitamos mejorar nuestra competitividad”.

Para García Navarro los retos a los que se enfrenta el sistema portuario español pasan por impulsar su desarrollo tecnológico “y en este sentido, la automatización y la digitalización son factores decisivos”. Así, ha apelado al diálogo social pues “ante la incertidumbre que generan estos desafíos, los agentes sociales tenemos que analizar las tendencias actuales del tráfico marítimo, acordar unas bases sobre las que trabajar y adoptar acciones”.

Desde ANESCO se insiste en la necesidad de plantear este debate “para alcanzar soluciones consensuadas en el ámbito de la negociación y la formación teniendo en cuenta que la digitalización y la automatización generarán nuevas necesidades de empleo”.

Reformar el modelo de gestión de los puertos es otro de los retos a los que se enfrenta el sistema portuario español, según el secretario general de ANESCO para quien “hay que hablar del modelo de gobernanza, pero sobre todo de cómo mejorar su eficiencia”.

Por este motivo “seguir incrementando la recaudación de las Administraciones Públicas a través de las tasas portuarias, tarifas portuarias, impuesto de sociedades, impuesto de bienes inmuebles, aumento de cotizaciones seguros sociales, etc., lastra nuestras importaciones y exportaciones y se pierden oportunidades en tráficos de transbordo” ha añadido García Navarro.

Por ello, desde ANESCO se insiste en reclamar una bajada de la tasa de ocupación argumentando que “el sistema portuario ha generado un beneficio anual superior a 247 millones de euros, lo que ha propiciado que en el balance haya 383 millones en inversiones financieras a corto plazo, 104 millones de euros de inversiones financieras a largo plazo y 758 millones en tesorería” por lo que “existe margen como venimos demandando” ya que así se “incentivaría inversiones y tráficos”.

Por último, mejorar la conectividad y la gestión ferro-portuaria; definir una adecuada política de inversiones portuarias, con mayor participación de los operadores en la toma de decisiones y apostar por el medio Ambiente y la seguridad “son otros desafíos a los que se enfrentan los puertos españoles en el futuro”, según el secretario general de ANESCO quien ha insistido en la importancia de las empresas estibadoras porque “son protagonistas de la actividad de los puertos prestando un servicio imprescindible de calidad, realizando fuertes inversiones y generando empleo”.