PUERTOS CANARIOS

 

sw

Tenerife Shipyards ha comenzado ya los trabajos de reparación que llevará a cabo en el buque “Pioneering Spirit”, el mayor buque de construcción del mundo, propiedad de AllSeas. La nave, consignada por Alfaship, cuenta con unas dimensiones de 477 metros de eslora y 124 metros de manga, lo que provoca que el puerto de Granadilla sea uno de los pocos lugares del mundo donde esta nave puede ser reparada. 

El coste inicial estimado para el proyecto es de 1.000.000 de euros, cantidad que supone una inyección económica a la isla a la que deben sumarse los costes de tasas de atraque y demás tasas portuarias. Entre los trabajos a realizar destaca el cambio de hélices propulsoras del buque o la instalación de un sistema de montaje de soporte de plataformas perforadoras, así como la limpieza de la obra viva de la embarcación, cableado, servicios de mecánica o pintura de la obra muerta, una tarea que será desempeñada por técnicos IRATA que realizarán estos trabajos en altura. 

El proyecto, que se extenderá hasta finales de diciembre, involucrará a unas 120 personas que estarán trabajando en la nave, al menos durante la primera fase de los trabajos. En palabras de María Name, Directora de RRHH de Tenerife Shipyards, “dado el importante volumen de trabajo que supone una nave como esta estaremos realizando de 80 a 100 contrataciones en esta primera fase del proyecto. Como siempre, priorizamos la contratación de talento local que estará trabajando en el buque”. 

Jhon Nestares, Director de Producción de Tenerife Shipyards celebra los beneficios de que una nave de este tipo llegue a Tenerife: “Que un barco de este tipo llegue a Tenerife para realizar trabajos de reparación es algo histórico, es una señal de que la isla está más que preparada para acometer este tipo de proyectos”.  

Máxima precaución en los trabajos 

Siguiendo la estricta política de seguridad laboral que caracteriza a Tenerife Shipyards, los trabajos se realizarán priorizando el bienestar y la cero exposición a riesgos laborales por parte del equipo humano. En el Puerto de Granadilla, dada su ubicación geográfica, el principal impedimento para trabajar de forma segura es el fuerte viento que sopla en la zona. Por lo tanto, el personal encargado de la seguridad laboral contará con anemómetros que les permitirán controlar en todo momento la velocidad del viento. De este modo, cuando el viento supere los 12 nudos, los trabajos que se vean afectados serán detenidos hasta que puedan realizarse de forma segura. 

Asimismo, no se construirán andamios o se pondrán toldos de ningún tipo ya que no existen medidas preventivas contra el viento, y este tipo de acciones suele ser contraproducente y derivar en condiciones de trabajo aún más inseguras. 

María Name, directora de Recursos Humanos asegura que “todos los trabajadores han sido informados de las dificultades que supone el viento, y se les ha explicado claramente que no se debe realizar ningún trabajo si las condiciones de seguridad no están garantizadas. Es preferible detener temporalmente el proyecto a lamentar un accidente”. 

Por su parte, Antonio Castañeda, director general de AlfaShip, declara que “será fundamental el soporte de la comunidad portuaria para asegurar la excelencia de la escala”, dado el atípico tamaño y necesidades que presenta una nave como la Pioneering Spirit. Un tamaño que precisamente hace que realizar los trabajos de reparación naval en otro puerto sea totalmente imposible, motivo por el que la reparación se realizará en Granadilla y no en otro puerto de Santa Cruz.