NAVIERA ARMAS

 

PUERTOS CANARIOS

 

sw

La Federación Internacional Anticontaminación de los Armadores de Buques Tanque (ITOPF) acaba de publicar sus datos estadísticos sobre los derrames accidentales de hidrocarburos en el año 2019, en el que solo se registraron tres incidentes: 2 de ellos de entre 7 y 700 toneladas y un tercero de más de 700 t, que se produjo el pasado mes de mayo tras un abordaje en aguas norteamericanas. Los otros dos fueron consecuencia de un abordaje y un hundimiento parcial en el sudeste asiático.

Este registro, de solo 3 vertidos de 7 t o más, es el más bajo registrado en un año concreto en las últimas 5 décadas. La cantidad total estimada de petróleo vertido al mar en 2019 fue de unas 1.000 toneladas.

En las últimas décadas, la incidencia de derrames accidentales de petróleo de los petroleros disminuido drásticamente. El número de derrames de 7 t o más en la década de 1970 fue en promedio de 79 al año. Desde 2010, esta cifra se ha rebajado en más de un 90% por ciento a un mínimo histórico de 6 incidentes al año.

Del mismo modo, ha habido una reducción significativa en la cantidad de petróleo vertido a lo largo de las décadas. La cantidad total derramada por década se ha reducido en un 95% desde la década de 1970. El derrame de 113.000 toneladas producido a comienzos de 2018 por el buque Sanchi fue el mayor en 16 años, desde el accidente del Prestige. Excluyendo este caso, el promedio de hidrocarburos vertidos entre 2010 y 2019 fue de 5.200 t/año. En 2019, como queda dicho, se vertieron solo unas 1.000 t.

Estos datos reflejan los positivos resultados del trabajo de los gobiernos y del sector para mejorar la seguridad y los estándares en las operaciones de los buques petroleros.
ITOPF se creó en 1968, con el fin de promover una respuesta eficaz a los vertidos de petróleo, productos químicos y otras sustancias en el medio marino. Está financiada por armadores de buques tanque de todo el mundo y sus empresas aseguradoras.