NAVIERA ARMAS

 

PUERTOS CANARIOS

 

de

La asociación nacional de empresas estibadoras y centros portuarios de empleo (ANESCO) señala el fuerte impacto que puede tener el brote de coronavirus en los puertos españoles, ya que puede derivar en importantes disminuciones de tráficos, pérdidas económicas y en la necesidad de adoptar medidas organizativas acordes en las terminales portuarias.

Los principales puertos chinos, entre los que se encuentran los de mayor actividad del mundo, llevan aproximadamente cuatro semanas trabajando a escasa actividad. Esta tendencia bajista comenzó con la celebración del año nuevo chino, como ocurre anualmente, pero en esta ocasión se está viendo agravado en el tiempo y en la intensidad por la crisis del coronavirus, sin que todavía se conozca cuáles serán los límites de este descenso.

En los puertos españoles se está comenzando a percibir el efecto, que se traslada con aproximadamente cuatro semanas de diferencias respecto a la actividad portuaria asiática. Por lo tanto, en las próximas fechas se intensificará la crisis, de forma que se reducirán operaciones portuarias relacionadas con países orientales. Los efectos del paro obligado por esta emergencia sanitaria en las fábricas y puertos de China tendrán consecuencias en los españoles durante las próximas semanas.

En el año 2018, según datos del Puertos del Estado, 8,7 millones de toneladas con origen o destino hacia China utilizaron los puertos españoles, siendo aquellos ubicados en la costa Mediterránea los empleados para estos intercambios comerciales. De esos tráficos marítimos cerca del 40% de las mercancías procedentes de China lo son en tránsito, es decir que tienen como destino final terceros países, y que por tanto utilizan los puertos españoles como las mejores conexiones para llegar a su destino final. En ese año, España movió por vía marítima 46,1 millones de toneladas con el conjunto de países asiáticos. Otros datos, éstos publicados por el ICEX, en 2019, son que el 9,1% de las importaciones y el 2,3 % de las exportaciones totales españolas se realizan con China.

Junto a estas cifras, hay que tener en cuenta que la crisis marítima provocada por el coronavirus, no se limita a estos flujos comerciales directos entre países, sino que genera la cancelación de escalas de buques completos en puertos españoles y también reduce el comercio exterior con otros países.