PUERTOS CANARIOS

 

lo

Los encuestados han expresado incertidumbre y preocupación, tanto en la encuesta como en las entrevistas de seguimiento sobre los métodos de recuperación de los costes de combustible de los transportistas, y más de la mitad de los encuestados (56%) afirmaron que no consideran fiables o transparentes las estimaciones de los suministradores de servicio, según publica hoy Revista de Ingeniería.

Además de esto, 4 de cada 5 de los transportistas que participaron en la encuesta declararon que aún no habían recibido con claridad por parte de sus proveedores cómo afrontarán los futuros aumentos de costes, que se prevé que acompañarán al cambio normativo de 2020.

A pesar de la importancia del cambio y la información a través de los medios de comunicación sobre este tema en los últimos meses, una proporción sorprendentemente grande (33%) de los encuestados admitió no ser consciente y comprender el alcance la nueva regulación.

En opinión de Drewry, el nivel de incertidumbre actual en cuanto al impacto del coste total es tan grande que nadie puede proporcionar un pronóstico fiable del coste de cumplimiento; la única certeza es que el coste adicional ascenderá a miles de millones de dólares a nivel mundial en 2020.

En base a estimaciones futuras independientes de los precios del combustible marino bajo en azufre por tonelada serán un 55% más altos que el precio de los actuales combustibles con alto contenido de azufre y Drewry considera que en el “peor de los casos” es probable que los costes del combustible (pagados por los transportistas) y los recargos por combustible (pagados por los remitentes) en el envío de contenedores a nivel mundial aumentarán en un 55-60% en enero de 2020.

“En Drewry siempre estamos dispuestos a escuchar las preocupaciones del mercado y ayudar a facilitar el diálogo entre las partes interesadas sobre temas complejos de interés común como la normativa de la OMI”, comenta Philip Damas, director de Drewry Supply Chain Advisors.

El cambio de normativa de la OMI en relación al uso de combustibles de bajo contenido de azufre representa un cambio muy importante en toda la industria que probablemente tendrá efectos de gran alcance en la industria del transporte marítimo mundial durante muchos años”, continuó Damas. “Dada la escala de los costes adicionales provocados por la nueva regulación y las expectativas de los transportistas de que su precio y el mecanismo de carga de combustible con los clientes deben reestructurarse, es necesario que los transportistas aborden los problemas de transparencia expresados ​​por sus clientes”.

En cooperación con los miembros de Drewry Benchmarking Club, y posiblemente también con los transportistas, Drewry está trabajando en una “herramienta de impacto de costes” del uso de combustibles de bajo contenido de azufre de la OMI basada en datos sólidos del mercado. El repostaje de combustible es uno de los componentes más grandes de los costes de transporte de contenedores y, según los datos del Club de Benchmarking de Drewry, en general promedian $ 150 / teu en las rutas principales de Asia hoy.

Más de la mitad de todos los encuestados (52%) se sienten ‘no preparados’ para el impacto de las nuevas regulaciones de emisiones de la OMI.

Solo el 14% de los encuestados realizó una evaluación de impacto, solo 1 de cada 10 de los remitentes (importadores / exportadores) que respondieron a la encuesta realizaron dicha evaluación

El 22% de todos los encuestados cree que el impacto en los costes para su organización del nuevo reglamento será significativo (16%) o extremadamente significativo (6%).

Más de la mitad de los encuestados (56%) no cree que los métodos actuales de recuperación de costes de combustible sean suficientemente justos y transparentes.

El 76% de los encuestados no había recibido aclaraciones o información de su proveedor sobre cómo pretenden cubrir los aumentos de costes posibles con la entrega en vigor de la regulación.