NAVIERA ARMAS

 

PUERTOS CANARIOS

 

MARITIME WEEK LAS PALMAS

 

sw

El sector del transporte marítimo internacional ha presentado una propuesta para crear el primer programa cooperativo de I+D para ayudar a eliminar las emisiones de CO2 del transporte marítimo internacional. Esta propuesta incluye la financiación por las compañías navieras de todo el mundo de aproximadamente 5.000 millones de dólares a lo largo de período de 10 años. Sus aspectos más destacados son los siguentes:

  • Creación de una nueva organización no gubernamental de I+D para allanar el camino para la descarbonización del transporte marítimo, supervisada por la OMI.
  • Financiada básicamente por las compañías navieras de todo el mundo por un importe de unos 5.000 millones de dólares en un período de 10 años.
  • Objetivo inmediato de acelerar el desarrollo de buques comercialmente viables con cero emisiones de carbono a principios de la década de 2030.

El transporte marítimo internacional representa alrededor del 90% del comercio mundial y actualmente es responsable de aproximadamente el 2% de las emisiones antropogénicas mundiales de CO2. Para alcanzar los objetivos de cambio climático del Acuerdo de París, es vital conseguir una descarbonización rápida, también del transporte marítimo internacional. Es el regulador global del transporte marítimo, la Organización Marítima Internacional de las Naciones Unidas (OMI), quien tiene la responsabilidad de regular la reducción de las emisiones de CO2 de este sector.

Es necesaria una iniciativa conjunta de todo el sector para acelerar la I+D para alcanzar los ambiciosos objetivos de reducción de CO2 acordados por los Estados miembros de la OMI en 2018.

Estos objetivos de la OMI incluyen un recorte absoluto en las emisiones totales de gases de efecto invernadero del sector de al menos un 50% para 2050, independientemente del crecimiento del comercio, y una descarbonización completa poco después. Este objetivo requerirá una reducción de las emisiones unitarias de carbono de hasta el 90%, lo que es incompatible con el uso continuo a largo plazo de combustibles fósiles por la flota mercante.

El cumplimiento de dichos objetivos requerirá el desarrollo y despliegue en todo el mundo de nuevas tecnologías sin emisiones de carbono y combustibles como hidrógeno, amoníaco, pilas de combustible, baterías y combustibles sintéticos, todos ellos producidos a partir de fuentes de energía renovables. Estas soluciones todavía no existen en una forma o escala que pueda aplicarse a grandes buques mercantes, especialmente a los que efectúan viajes transoceánicos y que actualmente dependen de los combustibles fósiles.

Para ello, el sector naviero propone el establecimiento de un Consejo Internacional de Investigación y Desarrollo Marítimo (IMRB), una organización no gubernamental de I+D que sería supervisada por los Estados miembros de la OMI.

El IMRB se financiaría por las compañías navieras de todo el mundo a través de una contribución obligatoria de 2 dólares por tonelada de combustible marino adquirido para el consumo por los buques mercantes de todo el mundo, lo que generará alrededor de 5.000 millones durante un período de 10 años.

Estos fondos se utilizarán para acelerar el esfuerzo de I+D necesario para descarbonizar el transporte marítimo, catalizando la disponibilidad de buques comercialmente viables sin emisiones de carbono a principios de la década de 2030.

Aunque este programa de I+D y su financiación es una iniciativa de las principales asociaciones navieras internacionales, se invita y agradece la participación de otras partes interesadas. El sector marítimo confía en que otros interesados también deseen contribuir, generando fondos adicionales para I+D.

En una propuesta a la OMI de la ONU, el sector incluye propuestas para la gobernanza y la financiación del programa coordinado de I+D, que podría ponerse en marcha para 2023 mediante enmiendas al Convenio de la OMI para la Prevención de la Contaminación de los Buques (MARPOL). Esta propuesta se discutirá por los gobiernos en Londres en la próxima reunión del Comité de Protección del Medio Marino de la OMI en marzo de 2020.

Esben Poulsson, Presidente de la Cámara Naviera Internacional (ICS) ha declarado que: “La coalición de asociaciones sectoriales que apoya esta propuesta está demostrando que quiere tomar un verdadero liderazgo. El sector naviero debe reducir sus emisiones de CO2 para cumplir con el ambicioso reto que la OMI ha establecido. La innovación es vital si queremos desarrollar las tecnologías que impulsarán la 4ª revolución de la propulsión de los buques. Esta propuesta es sencilla, responsable y medible esperamos que los gobiernos apoyen esta iniciativa”.

Por su parte, Guy Platten, Secretario General de ICS ha añadido que: “No debemos dejar que otros carguen con el peso de afrontar la crisis climática. Tampoco le pediremos a otros que decidan el futuro del sector marítimo. Aceptamos nuestra responsabilidad y pedimos a los gobiernos del mundo que apoyen nuestros esfuerzos. Greta Thunberg tiene razón al decir que ‘detrás de los supuestos compromisos con la sostenibilidad a menudo no hay más que una contabilidad creativa y unas relaciones públicas inteligentes’, pero nuestros planes son transparentes y nuestro regulador tiene medios para hacerlos cumplir. Ahora pedimos su visto bueno a la comunidad más amplia del transporte marítimo. Un cambio a esta escala mundial es difícil y a menudo será desalentador. Pero en este caso, no podría ser más necesario".

Finalamente, Simon Bennett, Vicesecretario General de ICS ha afirmado que: “Incluso a partir de estimaciones conservadoras del crecimiento del comercio mundial, un recorte total de CO2 del 50% para 2050 solo se podrá lograr mejorando la ‘eficiencia de carbono’ de la flota mundial en alrededor del 90%. Esto solo será posible cuando una gran proporción de la flota esté utilizando combustibles sin carbono comercialmente viables. En la práctica, si están disponibles esos combustibles, toda la flota mundial también usaría los utilizaría muy poco después, haciendo posible la descarbonización completa, que es el objetivo del sector”.

“Con 2 $/tonelada y suponiendo un consumo anual de unos 250 millones de toneladas se generarán alrededor de 5.000 millones de dólares en 10 años, que creemos debería ser suficiente para acelerar el intenso esfuerzo de I+D que necesitamos para descarbonizar completamente nuestro sector dentro del ambicioso cronograma acordado por la OMI", ha concluido.

Se puede descargar una copia de la propuesta completa en este enlace.

Las asociaciones navieras internacionales que hacen esta propuesta, que representan colectivamente a todos los sectores y comercios y más del 90% de la flota comercial mundial, son:

• BIMCO
• CRUISE LINES INTERNATIONAL ASSOCIATION 
• INTERCARGO (buques graneleros)
• INTERFERRY
• INTERNATIONAL CHAMBER OF SHIPPING 
• INTERTANKO
• INTERNATIONAL PARCEL TANKERS ASSOCIATION 
• WORLD SHIPPING COUNCIL (líneas internacionales de contenedores)