NAVIERA ARMAS

 

PUERTOS CANARIOS

 

MARITIME WEEK LAS PALMAS

 

lo

José Torres, presidente de la Cámara de Comercio de Lanzarote, propone la promoción del Registro Especial de Buques de Canarias (REBECA) por parte de las cámaras canarias de forma conjunta y a nivel internacional. Según Torres, este instrumento reconocido en el Régimen Económico y Fiscal de Canarias tuvo a partir de 1992 cierto atractivo inversor, pero, en su opinión, "la inexistente comercialización de esta herramienta de dinamización económica ha hecho que deje de ser una opción. Existe un importante desconocimiento de las ventajas que conlleva".

Torres recuerda que este registro está gestionado por las capitanías marítimas existentes en los puertos de las islas capitalinas "y, hasta la fecha, a pesar del enorme atractivo fiscal que supone su figura, no ha conseguido la implantación y el desarrollo deseado. Una de las claves es la falta de comercialización", reitera.

Para el presidente de la cámara lanzaroteña, "las cámaras de comercio canarias podemos ser unas grandes embajadoras en la comercialización de este instrumento mientras la Capitanía Marítima continúe con su labor de inspección. Y es que no se trata solo de lo que nos aportaría económicamente a las islas, ni siquiera de los incentivos fiscales u otras ventajas que podemos mejorar, se trata también de hacer valer este registro con sus garantías de seguridad, en un marco que respete los derechos humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y ahí no tenemos competencia".

No obstante, para Torres, "REBECA ofrece una serie de desgravaciones y ventajas fiscales que son muy competitivas para el sector, si bien es cierto que estas ventajas han quedado muy limitadas frente a algunos incentivos puestos en marcha por otros países. Y aunque los armadores pueden bonificar en el Impuesto de Sociedades y en las cuotas de la Seguridad Social para los buques inscritos en el REBECA, existen países que garantizan menores costes laborales y sociales a costa de la tripulación".

ARTÍCULO DE OPINIÓN: JOSÉ TORRES