NAVIERA ARMAS

 

lo

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) ha advertido este martes del riesgo de pérdida de posición de España como destino de cruceros en beneficio del Mediterráneo oriental e Italia, debido a la prohibición de escalas de cruceros internacionales desde el inicio de la covid-19.

En cambio, los cruceros operan en el norte de Europa; en Italia desde agosto de 2020, y, en Grecia, desde el pasado septiembre, mercados a los que se han sumado también Croacia y Malta, ha señalado el director de CLIA España, Alfredo Serrano. Ha explicado que, antes de la pandemia, algunos puertos españoles como los de Canarias, Barcelona o Palma de Mallorca estaban entre los primeros en los que pensaba el sector de cruceros a la hora de lanzar un nuevo barco o programar un itinerario.

Ahora mismo, otros países “nos han tomado la delantera”, pero todavía “estamos a tiempo de revertir esta situación y volver a reclamar el puesto de España como segundo destino de cruceros en Europa y de Barcelona, como primer puerto europeo”.

Asimismo, recientemente, alguna compañía ha anunciado que va a operar en Israel y el Mediterráneo oriental con los barcos que tenía inicialmente previstos para España, lo que es “preocupante” porque el desarrollo de nuevos productos va a aumentar la competencia para nuestro país como destino de cruceros, ha agregado.

En el pasado, se habló de los turistas prestados del Mediterráneo oriental y, ahora, quizás ocurre lo mismo con algunos de nuestros cruceristas en sentido contrario y la cuestión es: “cuántos de ellos recuperaremos y a cuántos perderemos irreversiblemente”, ha alertado. CLIA se mantiene a la espera de la decisión que tome el Gobierno para el levantamiento de la prohibición de cruceros internacionales, vigente desde marzo de 2020, para que se pueda retomar la operación a la vez que se retoma el resto de la actividad turística.

Las navieras aplican unos estrictos protocolos sanitarios que han sido la base, como es el caso de MSC Cruceros, para conseguir desde agosto pasado que hayan navegando en su barco Grandiosa 40.000 pasajeros, con unos resultados “tremendamente positivos”, que permiten a la compañía llevar un segundo buque al Mediterráneo en mayo, ha destacado su director general, Fernando Pacheco.

El protocolo de MSC, que ha sido autorizado por Grecia, Italia y Malta, entre otras medidas, no permite que los pasajeros desembarquen por su cuenta y sólo lo pueden hacer con una excursión que organice la naviera, ha detallado.

El modelo Canarias

En cuanto a los cruceros “domésticos” que operan navieras como TUI Cruises, Aida y Hapag Lloyd en Canarias desde noviembre pasado, con más de 70.000 pasajeros hasta ahora, según Serrano, “hay interés de algunas otras comunidades autónomas en replicar dicho modelo”.

TUI Cruises ha realizado desde el verano pasado mas de 100 cruceros en Alemania, Grecia y España, con tres barcos y 78.000 pasajeros, entre los que se se han detectado menos de 10 casos positivos por la covid (24 cruceros en canarias con 26.000 clientes), de acuerdo con su directora de Comunicación, Godja Soennichsen.

Por su parte, Costa Cruceros navega desde septiembre con su marca Costa y, desde octubre, con Aida, lo que, para su director de Comunicación y RRPP, Rafael Fernández-Alava, “no deja de ser una prueba de que los cruceros son una forma muy segura de ir de vacaciones incluso durante tiempos de pandemia”.