NAVIERA ARMAS

 

da

La Cámara Naviera Internacional (ICS) ha presentado a la Organización Marítima Internacional (OMI) una propuesta de medida de mercado (Market Based Measure, MBM), en la forma de una tasa mundial sobre el combustible, con el objetivo de “acelerar el despliegue de combustibles con cero emisiones de carbono”.

Dicha tasa consistiría en una contribución obligatoria de los buques mercantes de más de 5.000 GT que operan en todo el mundo por cada tonelada de CO2 emitida, informa Anave. El dinero recaudado se destinaría a un fondo de la OMI para el cambio climático que se utilizaría para reducir el diferencial de precios existente actualmente entre combustibles convencionales y alternativos.

Asimismo, serviría para desarrollar la infraestructura de suministro necesaria en puertos de todo el mundo para nuevos combustibles como el hidrógeno o el amoníaco, “asegurando una coherencia en la transición verde del sector marítimo para las economías desarrolladas y en vías de desarrollo”, declaran desde ICS.

El Fondo calcularía la contribución que cada buque aportaría y se encargaría de la recaudación, generando además la documentación necesaria para la transparencia de las operaciones. Desde ICS se espera que también sirva para apoyar el desarrollo de infraestructuras de abastecimiento para que los nuevos combustibles puedan estar disponibles a nivel mundial, en tantos puertos como sea posible.

Para minimizar cualquier carga económica sobre los Estados miembros de la ONU y asegurar el establecimiento de esta ‘tasa al carbono’ lo antes posible, se utilizaría el mecanismo ya propuesto por ICS para la creación de un fondo de I+D dotado con 5.000 millones de dólares para acelerar el desarrollo de tecnologías libres de emisiones de carbono. ICS confía en que la OMI pueda aprobar dicho fondo, que insisten en que no se trata de una medida de mercado y es independiente de la nueva propuesta, en la próxima reunión del Comité de Protección del Medio Marino (MEPC 77) que tendrá lugar en noviembre, poco después de la celebración de la COP26 en Glasgow (Escocia).

El sector del transporte marítimo está decidido a que los buques con cero emisiones de carbono puedan operar y sean comercialmente viables en 2030. Sin embargo, según ICS, con los niveles de producción actuales, los nuevos combustibles no cubren la demanda necesaria de la flota mundial. Esta ‘tasa al carbono’ tiene como objetivo acelerar la creación de un mercado que haga viable el transporte marítimo con cero emisiones.

Para el secretario general de ICS, Guy Platten, el transporte marítimo necesita medidas basadas en el mercado que se apliquen globalmente y que sirvan para reducir el diferencial de precios entre combustibles convencionales y con cero emisiones.

Desde ICS defienden que una MBM basada en una tasa obligatoria global es preferible a cualquier aplicación regional y unilateral, como la propuesta por la Comisión Europea de extender su Sistema de Comercio de Emisiones (EU ETS) al transporte marítimo internacional. Un enfoque fragmentado de las medidas basadas en el mercado (el EU ETS solo se aplicará a aproximadamente el 7,5% de las emisiones del transporte marítimo mundial) no logrará reducir las emisiones globales del transporte marítimo internacional en la medida requerida por el Acuerdo de París, al tiempo que complicará significativamente la gestión del comercio marítimo.

La Asociación internacional de armadores de buques de carga seca, INTERCARGO, también apoya la introducción de una ‘tasa al carbono’. Según Platten, “el Banco Mundial y numerosos estudios han concluido que es la MBM más apropiada para reducir las emisiones de carbono del transporte marítimo”.

“La adopción de nuestra propuesta de un sistema basado en una tasa ofrece al sector una mayor estabilidad a la hora de tomar decisiones de inversión para su descarbonización. Asimismo evitará la volatilidad que existe en los sistemas de comercio de emisiones, como el europeo, que parece estar más relacionado con la generación de ingresos para los gobiernos que con ayudar a la descarbonización del transporte marítimo”, concluyo Guy Platten.