NAVIERA ARMAS

 

da

Un total de 135 tripulantes fueron secuestrados de sus buques a lo largo del pasado año 2020 en aguas del golfo de Guinea, según recoge Anave sobre la última edición anual del informe sobre piratería de la Oficina Marítima Internacional (IMB) de la Cámara de Comercio Internacional (ICC). La cifra supone más del 95% de todos los secuestros de marinos registrados en el mundo.

En 2020, el centro de notificaciones del IMB registró 195 incidentes de piratería y robo a mano armada contra buques en todo el mundo, lo cual supone un incremento de un 15,6% respecto a los 162 contabilizados en 2019. Entre dichos incidentes, 161 buques fueron abordados, 3 secuestrados, 11 recibieron disparos con armas de fuego y se intentaron otros 20 ataques.

Este crecimiento se atribuye fundamentalmente al repunte de los incidentes registrados en el golfo de Guinea, que desde 2019 viene experimentando un aumento sin precedentes en el número de secuestros de tripulantes.

Los incidentes registrados en estas aguas son particularmente peligrosos. Según las últimas cifras del IMB, más del 80% de los atacantes estaban armados. Nueve de los 11 ataques con disparos y los 3 secuestros, tuvieron lugar en esta región, y en el 25% de los incidentes se informó de secuestros de tripulantes.

Asimismo, ha aumentado la distancia de la costa a la que se producen los secuestros. En 2020 se registró un incidente a 200 millas en alta mar y de media los ataques tuvieron lugar a 60 millas de la costa, lo que demuestra la creciente capacidad de los piratas en el golfo de Guinea.