FERIA CANARIA ME GUSTA

 

NAVIERA ARMAS

 

lo

Este marzo marca el inicio de la fabricación de una estructura innovadora que promete revolucionar la tecnología de Conversión de Energía Térmica Oceánica (OTEC) flotante en regiones propensas a condiciones meteorológicas severas. Desarrollada bajo el proyecto financiado por la UE, PLOTEC, se espera que la plataforma a escala sea instalada en los próximos meses en un sitio de pruebas en las Islas Canarias, España. La estructura consta de tres partes principales: un casco cilíndrico, un tubo elevador de agua fría y un punto de conexión de cardán. El tubo elevador de agua fría está siendo fabricado en Austria por AGRU, y el casco cilíndrico, el elemento más grande de la instalación, está en construcción en Hidramar Shipyard, en Gran Canaria, con entrega programada para junio.

Una vez concluida la fase de fabricación, el prototipo a escala 1:5 será ensamblado e instalado en la Plataforma Oceánica de las Islas Canarias (PLOCAN), a unos tres kilómetros de la costa. Durante su vida útil, la plataforma estará sujeta a las condiciones del Océano Atlántico durante unos 12 meses.

Simulaciones por computadora y una prueba en tanque a escala en Londres el año pasado ya han confirmado la funcionalidad de la estructura OTEC prevista. Los hallazgos del proyecto contribuirán al diseño de ingeniería marina y a nuevos materiales, así como a la modelización computacional, mejorando la accesibilidad de la tecnología OTEC y el diseño y materiales disponibles para otros dispositivos marinos y de energía flotante en alta mar.

Conectando a siete empresas a través de Europa, el proyecto PLOTEC apunta a contribuir a la transición energética renovable en los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS, por sus siglas en inglés) vulnerables a condiciones meteorológicas severas. Mayormente alimentados por generadores diésel antiguos, estos países carecen de alternativas limpias para la generación de electricidad que también sean adecuadas para sus geografías. Estas condiciones incluyen huracanes intensos, tifones, tormentas fuertes e impactos de otros fenómenos climáticos como El Niño.

Además de estar diseñada y construida con la supervivencia a tormentas tropicales en mente, la estructura a escala real también está configurada para ser desconectada en caso de condiciones climáticas extremas y trasladada a un puerto seguro hasta después de la tormenta. Puede ser trasladada de vuelta tan pronto como el clima mejore y reconectada para empezar a generar electricidad de inmediato, ya que el agua de mar superficial permanece cálida en la zona tropical del océano sin importar las condiciones climáticas.